Las familias fueron llegando poco a poco: Alexia y su familia fueron los primeros en llegar. Casi tras ellos llegaron las guaguas que traían a las familias de Tenerife que tanto habían madrugado para coger el barco y llegar a Agaete. Fue muy emotivo encontrarnos después de tanto tiempo, y sobre todo lo más emocionante fue ver a esos niños que, tras este año sin vernos, fuimos testigos del cambio físico que han dado, que es probable que, si nos encontráramos por la calle, no nos reconociéramos. Y no solo sorprendía su cambio físico: hay algunos que ya han pasado de ser niños a ser preadolescentes, interesados por otras cosas, por otros temas, y que incluso buscan sitios aislados para poder hablar tranquilamente. 
La mañana iba avanzando y los familiares de Las Palmas llegaban poco a poco. La mayoría de los niños saludaban casi sin pararse y salían disparados a la piscina: allí estuvieron prácticamente todo el día. Compartieron esos ratos de juegos en la piscina con la tirolina que un voluntario instaló para los más pequeños, hicieron actividades con los chicos de la Asociación Felices con Narices y aprendieron a hacer pompas de jabón gracias a la empresa Sueños de Jabón. Uno de los momentos más dulces para ellos fue el momento del concurso de postres, en el que también participó Tartas Mary, y en el que muchos de ellos participaron como jurado y cataron todos y cada uno de esos postres que las mamás hicieron para esta convivencia. De vez en cuando se les veía aparecer por las mesas del merendero donde podían encontrar comida que vino de la mano del Mercadito El Calero, y salían de nuevo corriendo hacia cualquier lugar de la finca. No importaba cuál fuera el destino, lo importante era no desaprovechar ni uno solo de los minutos de ese día. 

 

Mientras tanto los padres de Gran Canaria y Tenerife disfrutaban de ese día en compañía del resto de las familias. Ellos pudieron conversar sobre distintos temas, ponerse al día de las novedades de sus hijos, hablar de lo que iban a hacer este verano, y también pudieron cantar y bailar al son de un DJ y de Nani Jiménez, que pusieron su granito de arena para hacer este encuentro más inolvidable. 
El día terminó entre piñatas, regalos y despedidas con el deseo de volver a vernos el año que viene, a no ser que tengamos la oportunidad de hacerlo antes. 
Como siempre, fue un placer pasar un rato con todos ustedes. Somos conscientes del esfuerzo que muchos hicieron para poder vernos de nuevo, y se lo agradecemos enormemente. 
De parte de toda la Junta Directiva, gracias de corazón.

 Pincha encalce para ver más fotos https://www.facebook.com/media/set/?set=a.1065714620208451.1073741895.107383132708276&type=3