Día Internacional del Niño con Cáncer 2015. Lema y Manifiesto.

    Detección temprana: La mejor medicina 

 Los niños, como Super Héroes que somos, tenemos poderes mágicos. A pesar de ello, a veces caemos enfermos, igual que los adultos. En ese caso, hay distintas maneras de curarnos: Algunas son divertidas, como las pastillas de colores, un jarabe de fresa, o simplemente un “sana, sana, culito de rana”. Otras no lo son tanto, como las inyecciones, las pruebas médicas o los días sin salir. Pero, aunque no nos gusten, las tenemos que tomar cuanto antes, para volver a jugar a la calle.

Eso sí, antes tenemos que saber por qué hemos enfermado. A veces es fácil: cuando nos hacemos daño jugando, cuando hemos pasado frío, o cuando nos salen puntos rojos por todas partes. Entonces se lo decimos a mamá y a papá, que nos llevan al pediatra. El doctor nos da nuestra medicina y nos recuperamos.  Lamentablemente, otras veces es muy difícil saber qué nos pasa. Algunos niños se ponen malos, pero ni sus padres ni el médico saben por qué, y no le pueden dar la medicina para que se cure hasta que lo averigüen. Les ocurre a los niños con cáncer y otras enfermedades. Pasan semanas o incluso meses hasta que consiguen dar con el tratamiento que necesitan. Esto es un problema porque, como ya hemos dicho, los niños tenemos que tomar las medicinas lo antes posible.

Por eso, en el Día Internacional del Niño con Cáncer nos hemos vestido con nuestro traje de Superhéroe para leer el manifiesto de la Federación Española de Padres de Niños con Cáncer. Y así, ayudarles con nuestros súper poderes. Hoy queremos hablar de un remedio para curarles: la Detección Temprana. Aunque somos un poco pequeños, os lo vamos a explicar: si nuestros médicos de cabecera conocen mejor los signos de alerta del cáncer infantil, podrán detectar más rápidamente los casos de riesgo. Así, con una cosa que llaman protocolo, nuestro pediatra sabrá cuando un niño necesita ir al hospital a hacerse pruebas especiales y conocer su diagnóstico.

 Entonces, todos sabrán qué medicina necesita nuestro amigo. Es una gran medicina, una medicina que tiene de ingredientes los poderes de los médicos, de las enfermeras y de los papás. Y también los nuestros, que un año más les mandamos todo nuestro cariño y ánimo. Y no sólo se lo mandamos a los niños de España, sino a los niños de todo el mundo: De África, de América, de Asia, de toda Europa y de Oceanía también. Con nuestros súper poderes, nos queremos unir a la campaña internacional y llamaros a todos a actuar ya contra el cáncer infantil y adolescente.

 

                              ¡Muchas gracias por vuestra magia!