colegiocisnero

 

 

 

 

 

El fundador del Colegio Cisneros Alter, don Antonio López Bonillo, hizo entrega de un cheque por valor de 18.400 euros al presidente de la asociación Pequeño Valiente, José Juan Jerez, coincidiendo con la clausura del tradicional Festival de Villancicos del centro, celebrado en sus instalaciones del Valle Tabares.

Esta cifra se verá incrementada gracias a otras iniciativas paralelas como los guachinches solidarios, organizados por los alumnos y profesores de Bachillerato, que se llevan a cabo durante las actuaciones. Igualmente, La Caixa, Ediciones Santillana y la empresa Scolarest, que gestiona el comedor del Colegio, han colaborado con este proyecto solidario promovido por el Cisneros, con lo que el montante final que percibirá Pequeño Valiente rondará los 20.000 euros.

En el acto también estuvieron presentes diversas autoridades y destacadas personalidades de las Islas como el alcalde de La Laguna, José Alberto Díaz, el teniente general del Mando Militar de Canarias, Pedro Galán García, el rector de la Universidad de La Laguna, Antonio Martinón, el director territorial de CaixaBank en Canarias, Juan Ramón Fuertes, el presidente de Radiotelevisión Canaria, Santiago Negrín, así como el exdirector y fundador de la Banda Juvenil del Conservatorio Superior de Música de Santa Cruz de Tenerife, Agustín Ramos, entre otros.

La cuantía obtenida, que servirá para la puesta en marcha de diversos programas de apoyo a las familias con niños que padecen cáncer, ha sido recaudada con motivo de la Campaña de Solidaridad del Colegio Cisneros Alter, que se ha venido desarrollado durante las últimas semanas.

En ella se ha implicado toda comunidad educativa del Cisneros, desde los propios alumnos y sus familiares, hasta el personal docente y no docente del Colegio, que han contribuido en la medida de sus posibilidades.

De hecho, dentro de la filosofía del centro de educar en valores, a lo largo del curso el profesorado realiza una constante labor de concienciación social entre el alumnado sobre la necesidad de colaborar con los más necesitados. Así, y bajo el lema de "por el importe de una tableta de turrón", cada año invitan a todos a participar en la campaña que, en esta ocasión, ha tenido por protagonista esta organización sin ánimo de lucro, cuya labor se centra en los menores aquejados de enfermedades oncológicas.