Tras un diagnóstico de la enfermedad existen multitud de cambios en la vida social de las familias pero sobre todo se ve mermada la situación económica del núcleo familiar: aumentan los gastos por desplazamiento al hospital, gastos por alimentación del acompañante, desorganización en la familia y por lo general disminuyen los ingresos económicos: bajas laborales, reducción de jornadas, excedencias etc. Consecuencias provocadas al cuidar al hijo enfermo.

El objetivo de este proyecto es atender a las necesidades básicas que surgen mediante ayudas económicas puntuales para cubrir gastos:

  • Bonos de alimento.
  • Bonos de transporte.
  • Ayudas económicas en efectivo por tratamientos fuera de la isla.
  • Billetes avión.
  • Ayudas por secuelas físicas de la enfermedad (pelucas, audífonos, prótesis ortopédicas, rehabilitación, silla de ruedas etc.).
  • Por gastos familiares en momentos puntuales (reyes, viajes etc.).

Además de estas ayudas, también se ofrece a las familias orientación y gestiones de ayudas y servicios públicos y privados que pueden ser útiles según la demanda de cada familia:

  • Ayudas económicas (emergencias, alquiler, becas escolares) a través de los servicios sociales, ayuntamientos etc.
  • Reconocimiento de Minusvalía a través del Centro Base de Atención al Minusválido.
  • Prestación por Dependencia a través del servicio de la Ley de Dependencia de la Comunidad Autónoma de Canarias.
  • Prestación Familiar por hijo a cargo a través de la Seguridad Social.
  • Reintegro de gastos a través del Servicio Canario de Salud.
  • Alojamiento gratuito debido a traslados por tratamientos o transplantes, a través de otras asociaciones.