Desde Niños con Cáncer Pequeño Valiente somos consciente de la dificultad de sobrellevar con esperanza la enfermedad de cáncer,no solo para el paciente oncohematológico sino para toda su familia. Por ello, a lo largo de su ndadura, hemos trabajado para intentar que los padres y los pacientes sobrelleven la enfermedad y todas sus consecuencias de la manera más positiva posible.

La enfermedad de cáncer, no es solamente una enfermedad física, externa, visible a través de los modernos aparatos tecnológicos, con sus respectivas posibles consecuencias de fatiga, vómitos, náuseas o pérdida de peso, sino que es además un problema social y psicológico. La enfermedad afecta a todo el entorno, tanto a la familia nuclear como a la familia extensa, se ven mermadas las interacciones sociales con los compañeros/as, amigos/as del pequeño/a y de sus padres, debido a los largos períodos de ingreso, se pierde el contacto con estos, su autoestima se ve afectada, experimentan sentimientos de culpa, sentimientos de ira, de incomprensión de la enfermedad, ansiedad, problemas del sueño, miedo a la muerte o a la separación de ambos.

Se considera un período que en la mayoría de las ocasiones es muy largo,alcanzando temporadas anuales, en los que tanto los/las pacientes como sus familiares se encuentran en una situación constante de fuerte estrés.

El análisis de la realidad refleja que existen necesidades de índole psicológica, de falta de recursos materiales, de ocupación de ocio y tiempo libre y de acompañamiento de los pacientes y familiares oncohematológicos.

Las situaciones a las que se enfrentan los pacientes y sus familiares de soledad, estrés, incertidumbre, nerviosismo, etc., deben ser cubiertos por

personal cualificado que proporcione a través del conocimiento y de la experiencia una mejora en su forma de enfrentarse a la enfermedad y a sus consecuencias.

                                                                                                   Proyecto Aire 

El apoyo psicológico en estos casos supone una válvula de escape para los familiares, de aprendizaje de técnicas y formación en estrategias que

supongan saber afrontar la enfermedad en sus distintos niveles, ya sea a través de grupos de apoyo o a nivel individual. La intervención psicológica

durante la comunicación a los familiares del diagnóstico y durante todo el largo proceso de la enfermedad, se aprecia indispensable para lograr

sobrellevar con optimismo la enfermedad y avanzar en el proceso de la enfermedad con una perspectiva de esperanza.

Tras la intervención profesional se pretende lograr mitigar el impacto que supone la enfermedad a nivel familiar, laboral, social, psicológico, educativo,etc.

                                                                                             

 Objetivos generales:

1. Lograr reducir el impacto psicológico de la enfermedad de cáncer en los familiares oncohematológicos del los Hospitales de la comunidad de Canarias 

2. Conseguir suavizar las connotaciones negativas de la enfermedad en los menores oncohematológicos del Hospitales de la Comunidad de Canarias 

3. Organizar y gestionar el voluntariado de la asociación.

Este proyecto esta financiado por el Gobierno de Canarias.